All you need is love... Amantes en la ficción


Porque los sentimientos no crean malos personajes.

¿Sabéis a qué le tiene alergia un purista de fantasía? A las relaciones amorosas de los personajes como motor de la historia.

Algunos lectores se quedaron atascados en La leyenda del Rey Arturo y solo conciben el amor como un ideal caballeresco, nunca como un rasgo de carácter o un motor de acción de los personajes.

Creen que el amor, como sentimiento pasional que es, debilita a los personajes y los convierte en amasijos de noñería que se pasean por las historias como gallinas sin cabeza, afeándolo todo con sus blandengues comentarios.

Si eres de los que tiene esa opinión sobre el amor en la fantasía, te invito a que leas atentamente el siguiente post, pues sin duda alguna te sorprenderá ;)

Como NO presentar tu obra al mundo


Vamoh a HESKRIVIH...

¿A qué molesta ver esto escrito? Pues no sabéis la de atrocidades mucho peores (y no siempre ortográficas) que uno puede llegar a cometer cuando decide que es momento de dar a conocer su novela.

Cuando un autor publica o autopublica un libro, el siguiente e imprescindible paso es dar a conocer su historia ante el potencial público lector.

Evidentemente, antes de eso tuvo que crear una correcta estrategia de marketing meses antes de
 que la obra viera la luz, pero solo cuando esta ha sido publicada es posible dicho autor pueda solicitar una reseña.

Con el fin de que llegados a ese punto no metáis la pata, aquí os dejo una serie de cosas que no deben hacerse cuando nos disponemos a pedir a alguien que reseñe nuestra historia.

Sociedades machistas, no novelas misóginas


Porque retratar la desigualdad no te obliga a alabarla.

El escenario recurrente de no pocas novelas de fantasía suelen ser mundos inspirados en la Edad Media Europea, donde imperaba (además de un sistema feudal) la desigualdad social, la intolerancia y el machismo.

Construir este tipo de sociedades no es un crimen, si bien se han escrito tantas historias inspiradas en mundos de este corte que los lectores andan locos por hallar algo que se aparte radicalmente de estos (como las historias de La Otra Fantasía Medieval).

Lo que sí es un delito, es dejar que nuestra novela se vea manchada de conductas aberrantes que el propio narrador justifica con la excusa de estar retratando una sociedad machista/clasista/racista. O peor, con el cansino "rigor histórico".

Así, si vuestro deseo sigue siendo retratar sociedades claramente desiguales, aquí os dejo una serie de consejos a tener en cuenta para que vuestra obra no se convierta en cuna de la más rancia misogínia.

Psicología y personajes: el 3 x 1

Porque las dimensiones de un personaje son múltiples.

Uno de los campos de estudio que más fascinó a los escritores de siglos pasados fue la psicología. El estudio de la mente humana servía a los juntaletras para perfilar y definir con mayor realismo a los personajes de sus historias.

Y es que, cuando construimos un personaje, en realidad estamos creando a una persona artificial, física y mentalmente. De modo que conocer cómo funciona a grandes rasgos la psique resulta imprescindible para poder caracterizar a nuestros pequeños como es debido.

A fin de hacer esto un poco más sencillo, empezaremos por la construcción básica de las tres dimensiones mentales de nuestros personajes.

Vacaciones en el blog


Tal y como anuncié ayer por las RRSS, el blog cierra por vacaciones, de modo que hasta el 9 de enero no habrá nuevas publicaciones.

Pero seguro que no me vais a echar de menos, hay muchos artículos a los que podéis echar un vistazo durante estos días y seguro que tenéis libros por leer.



Así pues, solo me queda desearos que el cambio de año os sea favorable (recordad cómo invocar la buena suerte) y que los Reyes Magos sean generosos premiando vuestra bondad.


¡Nos leemos! ^^


Regalito de Navidad

Porque lo mejor de estas fechas es compartir.


Hoy, mis queridos lectores, más que un post como a los que estáis acostumbrados lo que os traigo es un regalito, pues sé que muchos de vosotros escribís y creo que os hará gracia.

Aquí os dejo unas pequeñas Tarjetas de Fortuna, cada una de ellas dedicada a uno de los pilares que cualquier escritor necesita para no volverse loco.







Su funcionamiento es sencillo: basta con llevar encima la que más os agrade (o todas) en Fin de Año para iniciar el 2018 bendecido con el don de llevar a cabo los proyectos que iniciéis.

¿No me creéis? Bueno, esto es como Santa Claus o los Reyes Magos, hay que creer en su magia para que surta efecto. Y yo os prometo que funcionan. Palabra de híbrido enano y dragón ;)


¡Nos leemos! ^^

¿Mientes en tu novela? La verdad en la ficción


Porque verdad sola hay una, pero interpretaciones...

Escribir es un ejercicio de ficción creativo. Los escritores inventan historias y personajes para deleite de quienes les leen. En definitiva, construyen un relato.

La palabra relato en el ámbito político tiene un significado muy aplicable al ámbito de la literatura. Se llama relato a la construcción interpretativa de un discurso basado en los hecho acontecidos.

Como puede deducirse, relatos hay tantos como fuerzas en pugna, si bien es cierto que al final, una de esas interpretaciones de la realidad es la que se impone y a la que consideramos, La Verdad.

En nuestros mundos literarios también se construyen relatos y el escritor puede llegar a manipular a sus lectores para que den su apoyo a ciertos personajes o bandos, cerrándose en banda a cualquier interpretación personal de los hechos.

A continuación os dejo una listo con los tres tipos de narradores más comunes en la ficción y su efecto a la hora de manipular la opinión del lector sobre los hechos narrados en la historia. Espero que la disfrutéis ;)