Construyendo personajes I: El villano


Porque construir personajes es como educar a un hijo...

Recientes lecturas (no reseñadas) han hecho que me planteé abrir una nueva sección en el blog, dedicada por entero al trabajo de construcción de personajes.

Y es que, aunque resulte increíble, todavía hay gente que se mueve en base a estereotipos (que no arquetipos), dando al traste así con historias que podrían haber sido maravillosas y que ahora no pasarán de terribles bodrios.

Como resulta imposible hablar en un mismo post de todos los tipos de personajes, cada una de las entradas referentes a este tema se centrará en un tipo concreto de personaje.

Empezaremos pues con el grupo de personajes que con mayor frecuencia es bañado en estereotipos por los escritores. ¿Sabéis quiénes son?

Los villanos.

Windumanoth: una revista de género (en papel)


Porque ya tocaba un proyecto así en nuestro país...

Twitter es una fuente de distracciones inagotable para cualquier juntaletras que se precie, es la red social de la procrastinación, pero a veces, es portador de buenas noticias.

Desde hace unas semanas, esta red social arde con la incorporación de un nuevo, misterioso y desconocido miembro. Si no sigues mi cuenta, es posible que aún no sepas de qué hablo... O puede que sí.

Veamos. ¿Windumanoth te dice algo?

Cómo sobrevivir a un evento literario


Porque es importante saber estar como corresponde.

La vida del escritor de antaño no era ni de lejos un retrato de la Arcadia más bucólica, eso lo tenemos todos claro, pero la del escritor de hoy día cuenta con unos pequeños pero engorrosos problemillas que nunca incomodaron a nuestros antepasados juntaletras.

No, no hablo de lo angustioso que puede llegar a resultar el compaginar un curro aburrido para no morir de hambre y poder seguir escribiendo, ni tampoco de lo triste que puede uno llegar a sentirse con depende de qué comentarios...

Me refiero al ámbito de la sociabilidad, porque en la actualidad no basta con ser escritor, se ve que también tienes que darte a conocer como tal más allá del mundo virtual.

Presentaciones, festivales, charlas, entrevistas... No importa cuánto empeño pongas en huir de tales eventos, pues a la larga vas a terminar teniendo que asistir a uno. 

Y cuando eso ocurra, supongo que querrás estar preparado para no hacer el ridículo, ¿verdad?

Derechos de explotación. ¿Ya sabes lo que cedes?


Porque hay que leer la letra pequeña...

Este post va dirigido a todos aquellos valientes que, gracias a su esfuerzo y constancia, han logrado no solo terminar su novela, sino que una editorial se interese por ella.

Vamos, que están a punto de firmar su primer contrato editorial.

Pero eso no significa que tú, que aún andas liado con borradores o worldbuilding, no debas echar un ojo a lo que vengo a contaros, ni que sea para estar informado de cara al futuro.

Porque sí, es cierto, el primer contrato ilusiona; pero no podemos dejar que esta alegría guíe nuestra mano a firmar lo primero que nos pongan por delante y acabemos dando algo que no queríamos a una editorial.

En el post de hoy vamos a centrarnos en los llamados derechos de explotación, porque hay más de un tipo y quizá no todos son de tu gusto.

¿Me acompañas?

Reseña: Soy un gato

Los ojos de un gato un tanto vago como ventanas a la vida de la clase media japonesa.


BÁSICO

Título: Soy un gato
Editorial: Quaterni
Autor/es: Natsume Soseki

EDICIÓN

Formato: Rústica
Nº de páginas: 216
Año de edición: 2015
Precio de compra: 14,50€
(Puedes adquirirlo aquí)

PUNTUACIÓN: 3/5 





Como ya anuncié, tengo intención de incorporar al blog reseñas de novelas extranjeras, y no todas ellas serán de género fantástico o ci-fi.

Es el caso de la obra que hoy os presento: Soy un gato, de Natsume Soseki y obra cumbre de la literatura japonesa de principios del siglo XX e inspirador de grandes autores como Haruki Murakami.

La versión que reseño es la adaptación al manga publicada por Quaterni y que pude adquirir en mi visita al Salón del Manga de Barcelona del pasado octubre.

En esta novela, que pretende ser una crítica a los valores de la sociedad del Periodo Meiji a través de la visión de un perezoso pero entrañable minino sobre la familia humana con la que vive y el dispar elenco de vecinos y amistades que con frecuencia se acercan a su morada.

Escribir terror es cosa de cobardes


Porque hay que ser muy cobarde para escribir terror...

Título provocador el de esta entrada, parece. Provocador e imprudente, pues hay que ser muy insensato para ir a incordiar a personas capaces de describir con tanta exactitud las muerte más angustiosas y atroces.

Bueno, ahora que cuento con vuestra atención, y antes de que un grupo enfurecido de escritores de terror me asesine, permitid que os explique el por qué de tan inusual título para un post de un blog de fantasía.

Mi vida como lectora me ha hecho percatarme de algo un tanto contradictorio: las personas cobardes tienen talento natural para escribir terror.

No es que nazcan convertidos en un nuevo Stephen King, ni mucho menos, puesto todo talento debe ejercitarse para alcanzar la perfección. Simplemente tienen predisposición a narrar escenas terroríficas con mayor facilidad.

¿Cuál es la causa de esta aparente contradicción?

Conociendo a Cris Miguel


Una mujer de armas tomar...

Como ya os anuncié hará un tiempo, me he sumado a la iniciativa Adopta una Autora, que consiste en dar a conocer a una escritora durante un periodo de tiempo de duración indefinida.

Así pues, en los próximo meses podréis encontrar en este blog varias entradas dedicadas a conocer mejor a Cris Miguel y a su obra.

Y para empezar, ¿qué mejor que un repaso a su trayectoria?

Blogs imprescindibles para este año


Porque de leer a quienes saben, aprendemos.

Buenos días, mis lectores. ¿Fueron buenos los Reyes ayer? ¿O decidieron traeros mucho carbón por no haber cumplido con los proyectos pendientes con la diligencia esperada?

Es que ser escritor es costoso, como suele comentar una persona a la que admiro, la escritura es un amo cruel, y complacerla no siempre es sencillo.

Pero no estáis solos en esta empresa. En la red existen infinidad de blogs fantásticos repletos de consejos para amortizar tus horas de escritura y seguir progresando.

A continuación os dejo una lista de los blogs que, a mí criterio, más ayuda podrán prestaros en la tarea de escribir:

Perros, gatos y escritores


Porque la diferencia a veces es que andan erguidos...

La primera entrada del año vamos a dedicarla a hablar de mamíferos peludos. Y no, no va ser un repaso a las mascotas de los escritores, eso ya se ha hecho.

Nosotros vamos a ser un poquito más originales, pues trataremos sobre el terrible parecido entre los juntaletras y estos entrañables animales domésticos.