Reseña: Sueños de piedra (+ análisis)


Porque no todos los cuentos son iguales...


BÁSICO

Título: Sueños de piedra
Editorial: Nocturna Ediciones
Autor/es: Iria G. Parente y Selene M. Pascual

EDICIÓN

Formato: Rústica con solapas
Nº de páginas: 573
Año de edición: 2015
Precio de compra: 16,50€.
(Puedes adquirirlo aquí)

PUNTUACIÓN: 4/5 



¿Quién dijo que no podían tratarse temas serios en el Young Adult?

A día de hoy no hay nadie que no haya oído hablar, ni que sea casualmente, de Sueños de Piedra, la última novela que Iria G. Parente y Selene M. Pascual, editada por Nocturna.

¿Y qué hace tan especial a esta novela (al margen de la capacidad de crear hype en las redes de sus autoras)? Pues para empezar los personajes elegidos.

Lynne, por Lehanan
La historia está narrada en primera persona por dos de los tres protagonistas de la novela. Por un lado tenemos al egocéntrico príncipe Arthmael de Silfos, un hombre vanidoso y vengativo que huye de su castillo para hacerse un nombre y demostrarle que él es digno de llevar la corona. Por otro lado está Lynne, una muchacha de oscuro pasado que huye del prostíbulo donde la han vejado y humillado desde los catorce años con el sueño de convertirse en mercader.


La casualidad querrá que ambos acaben viajando juntos en compañía de Hazan, un joven mago tirando a torpe con el cual recorrerán toda Marabilia en pos de un remedio para poder curar a su hermana.
Arthmael, por Lehanan

Como veis, los personajes no se parecen demasiado a los típicos de las novelas de fantasía juvenil, pero lo mejor del libro son los mensajes que transmite: un grito a favor de la paridad entre sexos y la creencia en un amor realista, que no implica renuncia, sino generosidad.


Solo por sus valores, creo que deberían hacer leer este libro en los institutos, pues no es posible que te deje indiferente. Y si bien a mitad del libro el ritmo narrativo baja de intensidad, por lo demás es una novela dinámica que hilvana momentos de diversión con escenas desgarradoras por su crudeza.

Hay aventuras, hay romance, hay criaturas fantásticas... Y la magia no resuelve todos tus problemas (sino que los complica). Una novela fresca y rápida. ¡Y autoconclusiva!


Y ahora que ya os he convencido para que corráis a la librería más cercana, vamos con el análisis ^^



Análisis de la novela


*SPOILER ALERT*

Normalmente no suelo analizar los libros que reseño, pero en este caso haré una excepción por dos motivos: 

1. Hay muchos aspectos de Sueños de Piedra que me parece interesante poner de relieve, y una reseña no lo permitiría.

2. Este libro ya lleva suficiente tiempo en el mercado como para contar con un grupo nutrido de lectores interesados en leer este análisis sin miedo a los spoilers.

Os aviso de antemano: lo que vais a leer a continuación es mi visión de la novela, no un mantra universal, que puede coincidir (o no) con vuestra opinión.

Dicho esto, vamos a destripar la novela. Para ello, dividiré el análisis en tres bloques, resaltando  aquellos aspectos que me han gustado y los que me han parecido mejorables. 



a) Personajes

El elenco de personajes que aparece en esta novela es limitado, de modo que puedo dedicarle unas frases a cada uno de ellos resaltando sus aspectos positivos y negativos (sí, ESE también tiene algo positivo, ni que sea a nivel de construcción de personajes...).

Arthmael
Creo que es el personaje que más evoluciona a lo largo de la novela, pasando de ser un príncipe mimado y caprichoso a convertirse en un rey asentado y maduro. La evolución es gradual, y refleja muy bien ese proceso conocido como "sentar la cabeza". 

Sin embargo, todo su proceso evolutivo parece disolverse a la mitad del libro, y su voz acaba por convertirse en una copia de la de Lynne. No es negativo que el personaje madure, y que su concepción del mundo cambie, pero no que su carácter se difumine. 

Lynne
Ella en cambio es un ejemplo de superación y entereza. Todos, en un momento u otro de nuestra vida, pasaremos por una situación que nos hundirá en la más absoluta miseria, que nos hará tocar fondo. En el caso de Lynne fue acabar encerrada en un burdel, y sin embargo ella decide no renunciar a su sueño, no dejarse arrastrar, y pelear con todas sus fuerzas para lograrlo.

Lynne podría haber sido mejor personaje si fuera por sus momentos Mary Sue (véase la escena del mercado: alguien que no ha ejercido como mercader vuelve rica en su primer regateo). Además, toda la fuerza que parece tener se convierte en ilusión cuando aparece Arelies, quién no solo ha superado un pasado igual de injusto, sino que ha sido capaz de tomar las riendas de su propia vida. Si no fuera por esta villana, Lynne sería sin duda el personaje más fuerte de la novela.

Hazan
Hazan, por Lehanan
El pequeño hechicero es el niño interior, una visión sencilla de la vida (y no por ello falta de sensatez). Hazan no acaba de encajar en su mundo, le han hecho sentir un fracaso, y sin embargo tiene el valor suficiente para lanzarse a la aventura en pos de un remedio para ayudar a su hermana. Actúa en la novela como un contrapunto al dúo protagonista. 

Con todo, su inocencia está tan exagerada que puede llegar a hacerse molesto por poco creíble. Para tener catorce años, se comporta con la candidez de un niño de 10-12, así que parece casi una suerte que no acabase también en el prostíbulo de Kenan siendo tan inocente. Y no solo eso, es que el pobre Hazan desaparece de la narración a la mitad del libro, aplastado por el peso del romance entre sus compañeros. Aún así no puedo odiar a este niño ^^

Jacques
El hermanastro de Arthmael es usado más como figura que como personaje. En un primer momento parece el mal encarnado (tal vez porque se presenta desde la visión de Arthmael), para finalmente revelarse ante el lector como una bellísima persona. Jacques representa cómo los prejuicios pueden conducirnos a pensar mal de las personas sin darles siquiera una oportunidad para conocerlas.
Jacques, por Lehanan

Y es precisamente ese dechado de virtudes lo que hace de Jacques un personaje poco creíble. No pongo en duda que haya bondad en el corazón de las personas, pero esa falta de ambición no es normal (por no hablar de la falta de personalidad... A Arelies no debió costarle mucho llevarlo por dónde ella quiso). No sé, tal vez venir del grimdark me ha hecho contraria a personajes tan blancos.

Arelies
Ella es el ejemplo inverso de cómo los prejuicios pueden herirnos. La dulce esposa, siempre servicial, resulta ser una asesina sin escrúpulos, una mujer fría y capaz de todo por hacerse con el poder. Su simple existencia pone al lector en un aprieto, por presuponer que, si había un villano, debía ser su marido.

Su presencia, como ya he dicho, hace pequeña la fuerza de Lynne por cómo ha sabido sacar provecho de su situación y escapar de ella. De hecho, si sus planes se van al traste es por culpa de Kenan, y aún así consigue salir airosa. Las autoras han hecho un gran trabajo con esta villana. Y aún siendo tan fantástica no acabo de creérmela del todo, luego os diré por qué.

Kenan
Kenan, por Lehanan
Aunque tiene pocas escenas en la novela (todas ellas de notable violencia), su presencia es una constante opresiva que pende sobre la pareja protagonista. A Kenan lo mueve la erótica del poder, es rico e inteligente, podría haber sido un buen tío si se hubiera dedicado a hacer galletas en lugar de violar chicas.

Pero toda esa fuerza desaparece al final del libro, y entre el Kenan que se burla de Arthmael en su despacho y el Kenan que fuerza a Lynne por última vez, el personaje parece haber perdido la cabeza. El villano, que se nos presentaba como un hombre frío hasta el extremo resulta ser un desquiciado que se ciega por una chica, así que tanto repetir cómo de odioso es y cómo mantiene el tipo para nada. Y no solo eso; Kenan es una esfinge sin secreto, que conspira con Arelies SIN NINGÚN MOTIVO (porque no, no me creo que una promesa de poder "compartido" sea suficiente para mandar sicarios y envenenadores, que además saben tu nombre, en pos del príncipe; eso es una insensatez mayúscula). Personalmente, por cómo se iba mostrando el personaje por boca de Lynne esperaba algo más. Con todo, cumple con su función de amenaza permanente durante la historia.


b) Mensaje

Solo por el tema tratado ya recomendaría la novela. Es una apuesta valiente hablar sobre prostitución y machismo en una novela destinada a un público YA, sobretodo porque lo que se estila son amores tóxicos y basados en la amenaza y los celos (he aquí un ejemplo, comentado por Iria).

La presentación de la lucha de la mujer por hacerse un hueco en un mundo de hombres me ha parecido una idea fantástica (igual que romper con el tabú del sexo en las novelas para jóvenes. No todos somos Hazan ^^').


Arelies, por Lehanan
Y no solo eso. Este libro habla del amor, pero un amor generoso y basado en el respeto hacia el otro. Amor no es entrega. Amor no es renuncia. El amor es tratar al otro como a un igual, aceptando y respetando su espacio y sus metas individuales sin coartarlas. 

Aún así, la forma de reflejar este mensaje no ha sido para mí la más adecuada, pues en un intento de hacerlo claro para el lector los personajes sueltan frases lapidarias (muy acertadas, eso sí) que rompen con el clima de la novela

Esto se nota mucho con Arelies, cuyas explicaciones, si bien coherentes y comprensibles, sonaban artificiales. En algún momento me pareció que dejaba de hablarle al resto de personajes para encararse con los lectores.  

El deseo de las autoras por dejar claro su mensaje ha pasado por encima de sus personajes. O al menos, esa fue la sensación que tuve yo. Había párrafos en los cuales el mensaje de la novela parecía marcado con neones, y aunque esto no es un pecado imperdonable, tal vez habría preferido que el mensaje siguiera latente en el texto como en las primeras páginas: presente pero no corpóreo. A pesar de esto, +10 para las autoras por atreverse a tratar el tema ^^


c) Construcción

Éste es sin duda el punto más flojo de la novela. Las autoras nos lanzan al mundo medieval de Marabilia, dividido en distintos países y con torres de magia en todos ellos (salvo en Silfos). Y hasta aquí todo lo que se nos cuenta.

La novela se centra en los personajes hasta tal punto que el worldbuilding no existe. De hecho, es tal el peso de los personajes que el resto de elementos de la narración se subordina y amolda a ellos. 

Al tratarse de una novela autoconclusiva, comprendo que no se puede indagar en la historia tanto como en una saga, pero es que las ciudades se suceden unas a otras sin que apenas podamos hacernos una idea de cómo son. No se aprecian diferencias notables entre los distintos países, y aunque se habla de tierras lejanas donde las mujeres se abren paso sin esfuerzo, éstos parecen case un mito.


Y hablando de mitos, aunque no se nos habla de la fauna y flora de Marabilia, las criaturas que la pueblan son extrañas de ver en la novela fantástica. No hay dragones y trolls, sino mantícoras y banshees, y eso es muy de agradecer, porque personalmente estoy hasta las narices de dragones-unicornios-orcos, como si no hubiera nada más...

Además, las autoras se han molestado en crear, al menos, dos cultos en Marabilia: el culto a las estrellas y el culto a los Elementos, perfectamente explicados en los primeros capítulos. No sabemos nada sobre rituales o festividades vinculadas, pero enriquecen el mundo.

Esto compensa en parte el poco desarrollo del mundo, que sí (como las autoras han prometido) sigue siendo escenario de alguna que otra novela, puede dar mucho de sí. Tal vez en obras próximas, como Títeres de la Magia, exploremos algo más Marabilia.



La conclusión a la que he llegado tras este breve largo análisis es que Sueños de Piedra, si bien no es el tipo de novela que suelo leer, me hecho plantearme muchas cosas, sobre los temas expuestos en la novela y también sobre mí misma. No me arrepiento en absoluto de haberlo leído. 

Y es por eso que su puntuación en un 4/5, porque aunque hay varios aspectos que no me han convencido (tal vez porque esté demasiado acostumbrada al grimdark), hay muchos otros que me han encantado. He llorado con este libro, y muy pocos consiguen que lo haga, así que con eso os lo digo todo ;)

Si el análisis os ha gustado, comentad y compartidlo, porque sino vaya monólogo me acabo de marcar XD. Y si no os ha gustado, podéis pedirme que no vuelva a hacer ninguno más, también mediante comentario o por privado, sea vía Twitter o por email.


¡Nos leemos! ^^


4 comentarios:

  1. Hola! He leído el analisis un poco por encima que no me he leído el libro, pero es que no creo que lo haga. Lo del mensaje por encima de la trama es algo que imaginaba sin siquiera leerlo por el tono de las autoras y las frases que se han subido.
    Acostumbrado a Sapowski o Abercrombie creo que se me haría demasiado blando :9
    Un saludo ^^
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es Abercrombie, eso no hay que discutirlo. Ahora, tampoco es un nidito de algodón. Personalmente, no detesto la novela juvenil, pero porque no le exijo lo que sé que no puede dar.

      Así que sí, si lo que buscas es sangre y vísceras este no es tu libro, caballero ^^

      Eliminar
  2. A mí el Grimdark me ha afectado a la hora de leer otros libros, pero este precisamente no. Quizá porque me enganchó muchísimo por culpa de Lynne. También es cierto que los otros libros no eran Young Adult, sino un middle-grade avanzado con el que me cuesta mucho identificarme.

    Me ha gustado mucho el análisis y así en general estoy de acuerdo con lo que has comentado. A mí lo que más me chirrió, además de que Hazan desaparece a mitad de novela, es que Arthmael cambia en apenas un mes y me parece poco tiempo para la personalidad que aparenta tener al principio. En realidad los cambios que hay a lo largo de la novela son más propios de unos cuantos meses.

    Los temas que trata es lo mejor de la novela, aunque coincido contigo en que muchas veces hace más la sutilidad. Pero bueno, eso también depende de lo que quieran transmitir las autoras. En este caso, el mensaje es lo principal y los personajes lo secundario (el worldbuilding, como bien has dicho, es prácticamente terciario). Visto así no puedes evitar comentarios tan evidentes dirigidos al lector.

    Un placer leerte :) ¡Buen análisis! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar ^^

      Eso hay que reconocerlo, el libro engancha (mucho) desde el principio, aunque tras la lectura es cuando empiezas a reflexionar sobre, por ejemplo, lo precipitado del cambio de Arthmael. Aunque claro, de no haber sido así, al final de la novela tendríamos a un machista-mujeriego en fase II de adaptación a la paridad. Diremos que fue el poder del amor, que lo hizo madurar (ok no, que no me pegan esas cursiladas XD).

      Entiendo que los temas sean el centro, y no me ha disgustado para nada, aunque no pueda evitar esa sensación de cartel luminoso y parpadeante en algunas frases.

      Me alegra que te haya gustado ^^

      Eliminar