Comentarios en el blog: ¿hasta dónde aguantar?



¿Cuál es el límite de un bloguero?

Pregunta casi retórica, pero es muy importante planteársela antes de abrir un blog, porque sino, puedes llevarte más de una desagradable sorpresa.

Como ya decía Excentrya en su artículo, internet está lleno de personas desocupadas que deambulan de un lado para otro buscando atención, y por suerte o por desgracia, los blogs los atraen.

Vamos a ser sinceros desde el minuto cero: los comentarios son imprescindibles para cualquier blog, porque escribir sin que nadie se pronuncie es bastante frustrante e inútil.

Ahora bien, tener comentarios regulares en el blog también tiene su lado oscuro, un reverso tenebroso lleno de personas dispuestas a caer sobre uno como una jauría de perros que no han comido en días.

Sí, querido lector, estamos hablando de trolls. Y no de esos adorables seres que salen en las novelas de fantasía y en las pelis de dibujos. Hablo de otro tipo de trolls ^^'

No, ellos no son (ojalá..)

No aparecerán el primer día que abras el blog. Ni el primer mes. Y si eres afortunado, ni siquiera en tu primer año de vida tendrás que sufrirlos. Pero llegarán, tarde o temprano lo hacen.

Y vienen en formato variable: el amargado, el sabihondo, el pedante, el latinajos, el maleducado, el spamer... Los hay de todo tipo y color, y todos son igual de molestos.

Hay que ir con mucho cuidado con ellos, pues no a todos se les ve venir. No, amigos. Algunos son lobos con piel de cordero, que se disfrazan de lectores que no comulgan con el contenido de una entrada (muchas veces por minucias), usando un tono educado en apariencia.


Se entiende, ¿no?

El autor de blog, acostumbrado a tener un trato amable con sus lectores, decidirá responderles con toda la buena voluntad del mundo. ¡Ni se os ocurra!

Contestar a este tipo de comentarios puede desencadenar una avalancha de mensajes que solo persiguen un objetivo: haceros sentir inútiles y miserables y engordar el ego del autor del mismo.

Puede que creas que la moderación de comentarios es la solución a este problema, pero no. Cito a Excentrya:

Puedes pensar que la solución es poner moderación en los comentarios. Craso error, mon ami. Si moderas los comentarios, con la esperanza de tener un blog limpio, libre de insultos, de bots y de vendedores, entonces alguien se quejará también. ¿Para qué pones moderación en los comentarios? ¿Es que no podemos decir lo que pensamos libremente? ¡Estamos en una democracia!

Esto se multiplica por 100 si te atreves a borrar un comentario (por insultante y ofensivo que sea) el amigo en cuestión te bombardeará: ¡Censor! ¡Dictador! ¡Tirano! ¡Satrapa! ¡Traidor! ¡Asesino de cachorritos! ¡El autor borra mis mensajes! ¿Dónde está la libertad de expresión? No lo sé…pero en mi blog no. Aquí mando yo, y si me sale de los cojones borrarte el mensajito de marras, te lo borro. Y listo. Hay millones de blogs en Internet, si no te gusta el mío, cierras la página y te vas…no es necesario que me dejes un comentario.

Grabaos a fuego las palabras de Jaume Vicent (Excentrya), porque os puedo asegurar que esto es así. Si les respondes, has alimentado al troll y desatado a la bestia. Si no contestas, te bombardearán. Si borras sus mensajes, rajarán de ti en sus círculos para sentirse importantes y superiores.

Da igual lo que hagas. Un troll es un troll, y está en su naturaleza ser destructivo. Pero no sufráis, que en esto no estáis solos ^^

Para que no os pille el toro en paños menores, hoy contamos con el apoyo de dos amables señoritas dispuestas a darnos su opinión sobre esta plaga que acecha en los blogs y a contarnos su experiencia. 


¡Un fuerte aplauso para Ishtar Vega y Emma Frell!


Empecemos con Isthar:



Señorita Ishtar, ¿podría decirnos qué experiencias ha tenido usted como bloguera en lo que respecta a los usuarios que comentan su blog?

Claro. Para empezar, mi blog es pequeñito, aunque las entradas reciben visitas, puesto que soy muy cansina en las redes sociales.

De vez en cuando, recibo algún comentario, (más en los relatos y reflexiones). En las reseñas u opiniones de peliculas es más dificil...pero si el libro (o comic en este caso) es muy conocido, la gente comenta.


Entiendo. ¿En alguna ocasión se ha topado con un comentario desagradable o molesto?

Sí, solo una vez. En la entrada de "La broma asesina".

¿Querría compartir con nosotros su experiencia?

Al ser novata, fui confiada, y deje que pudiera comentar todo el mundo. El Hater en cuestion era Anónimo, y me dejó esta perlita:

Anónimo 17 de junio de 2016, 18:53 
Tu reseña es una mierda y deberías de dejar de hacer esto. He leído todo tu blog, y por un retweet, y me parece simple, y niña que se quiere hacer de notar. No lo recomiendo. No expresas emoción alguna y solo haces resumen. Dedicate a otra cosa. Un saludo.

¿Qué se planteó hacer después de leer estas palabras? ¿Cómo reaccionó?

La verdad es que me sentí un poco mal, pero a la segunda releída, y ver como se expresaba ...
Puse un tweet, y la gente me apoyó mucho, me dijo que era lo normal. Pero blogger tiene un fallo, no avisa de los nuevos comentarios, y ya le habían contestado.

A raíz de este hecho, ¿qué medidas ha tomado/pensó tomar para que no se repitiera?

En realidad no me plantee nada, es decir, cambiar la entrada o cerrar el blog. Empecé con esto por puro hobbie, una forma de desconectar y en Kmasda me dieron la oportunidad de participar con ellos. Es una experiencia más, supongo que no será la ultima.

Medidas: quitar lo de anónimo, parece una tontera, pero si son faltones, me gustaría saber quienes son para poder dirigirme a ellos.

¿Moderar comentarios no es una opción según su punto de vista?

Moderar los comentarios, era otra opción, pero la app de Blogger es muy mala, y como ya he dicho, no suele (casi nunca) avisar de los comentarios, y si tengo que revisar todos los comentarios, me da algo (aunque tampoco recibo muchos y podía probar).

¿Querría dar algún último consejo a los lectores?

Que no se coman la cabeza por si comentan o no . A veces hace más ilusión un MD diciendo "me encanta tu reseña".
Y en cuanto a los haters, pasando, no alimentarles. Dejarles que se desahoguen y punto.

Muchas gracias por su tiempo, señorita Ishtar.

Un placer participar, Alister.


Turno para la señorita Emma Frell:



Primero de todo, preséntese: ¿de dónde viene y en qué círculos se mueve?

Pues soy de Elche, en Alicante y me suelo mover por círculos de escritores, fandom whovian (principalmente) y un poco también de ilustradores.

¿Y en ese ambiente, ¿ha tenido usted que enfrentarse a algún comentario inadecuado?

Sí, aunque directamente solo me han afectado los del fandom, ya que en el resto siempre me mantengo al margen.

¿Querría compartir con nosotros alguno de éstos episodios?

Esto fue porque comentaba en un blog y claro, en un blog se cuelan trolls, por desgracia.

Básicamente diría que se trata del típico troll, él sabe más que tú y tiene la verdad absoluta, si tienes una opinión contraria eres lo peor. La verdad es que cuando lo vives pasas un mal rato, aún sabiendo que tal vez jamás conozcas a esa persona, pero es que también se aprovechan del anonimato para insultar sin mirar quién hay detrás tampoco ni importarles tu opinión.

Por suerte, en el blog donde sucedió los compañeros hicimos una piña y cada vez que sufríamos uno de estos ataque nos apoyabámos unos a otros y nos defendíamos como podíamos con buenas maneras.

¿Qué consejo daría a alguien que se encuentra en una situación así? ¿Cómo debería actuar un bloguero en estas circunstancias?

Yo la verdad es que soy bastante radical en este aspecto, si por mi fuera lo habría baneado, otra opción es aceptar los comentarios que te llegan, es radical, lo sé, pero ante un troll creo que poco más se puede hacer para que no te hunda la moral.

Después también no darle más importancia de la que tiene, porque en ese momento te hundes, pero no deja de ser el "mundo virtual" no tienes que dejar que te afecte en otros aspectos de tu vida porque seguramente no pase de ahí nunca.

¿Recomienda en estos casos la moderación de comentarios? ¿O es mejor dejarlos comentar libremente sin alimentar al troll?

Moderación, como apuntaba antes. Alimentar a un troll es lo peor que se puede hacer.

¿Desearía dar algún otro consejo o recomendación a quienes nos leen?

Hum...que los blogueros disfruten de lo que escriben, eso es lo más importante y que no dejen que estos incidentes afecten a sus vidas, en los blogs también se pueden encontrar amistades.

Muchas gracias por su atención y por sus consejos.

¡De nada!


Ya habéis visto, nadie se libra de esta plaga. Apuntad el protocolo: no alimentar al troll bajo ninguna circunstancia (sino, no os libraréis de él de ninguna manera u_u).

Tened siempre presente que vuestro blog es como vuestra casa, y del mismo modo que no dejáis que entre cualquiera, tampoco tenéis por qué consentir depende de qué actitudes en vuestra plataforma online.

A fin de cuentas, hagáis lo que hagáis, nunca lloverá a gusto de todos ^^'

Como siempre, podéis aprovechar los comentarios para compartir vuestras opiniones y experiencias (desde el respeto, la tolerancia y el saber estar).


¡Nos leemos! ^^


8 comentarios:

  1. ¡Buenas!

    Yo por suerte y, por el hecho de ser un blogger pequeño, no he tenido comentarios troll más allá de los puramente spammers, lo cual espero que siga así para siempre. Creo que si recibo algún comentario así lo dejaría para que todo el mundo lo viese, no voy a responderle ni nada similar, pero el comentario estará ahí donde la gente pueda ver cómo ha faltado el respeto (Obviamente, tengo el anónimo quitado).

    Y bueno, solo decir que no creo que sea solo "el mundo virtual" y que, en cierto modo, es prácticamente imposible que no te afecte en ningún modo ese tipo de comentarios, por lo menos en mi caso.

    ¡Un cyberabrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que de momento te vayas librando de estas presencias ingratas, ojalá siga así siempre (aunque crezca tu blog).

      Por mi parte, prefiero no publicar ningún comentario que incluya malas palabras, insultos, un tono agresivo o que, directamente, no aporte nada a la entrada. Sea o no anónimo, no quiero comentarios de esa índole en mi blog ^^'

      Es cierto que te molesta y te hunde, sobretodo las primeras veces, pero no hay que hacerles caso, que es a lo que se refería Emma. Los trolls buscan precisamente eso: hundirte en la miseria y que no disfrutes con lo que empezaste con toda la ilusión.

      Es mejor ignorarlos que comerte la cabeza con lo que hayan podido decir de tu blog. Sé que el impacto negativo es más notable que el positivo, pero seguro que por cada troll, hay diez lectores que aprecian tu esfuerzo. Piensa en ellos, y verás como dejan de dolerte esos comentarios hirientes ;)

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. Hay una tercera opción que adoptan un blog que encontré por ahí, y que me parece graciosísima, aunque creo que no es para cualquiera: adoptarlos como mascota XD

    http://lasmalashierbasnuncamueren.blogspot.com.ar/2015/01/apadrina-un-troll.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no conocía la iniciativa, y la verdad es que me ha hecho mucha gracia. Auque claro, yo solo recomiendo que la pongan en práctica blogs grandes que con un nutrido grupo de lectores.

      De todas maneras, sigo prefiriendo no alimentar a los trolls, por si acaso se sienten demasiado a gusto y se me quedan a vivir aquí XD

      Eliminar
  3. Alguna vez he publicado mi opinión en una entrada y me ha llovido un comentario con tonillo pasivo-agresivo (por ejemplo, en el último artículo que publiqué hace unos días). Quizás es por mi formación en Psicología o porque las pedradas a través de la red me afectan poco, pero trato de entender las razones que tiene el lector de mi blog para ensañarse conmigo. Puede que esté haciendo algo mal, puede que no. Hago una pequeña revisión del texto de la discordia y si veo que el ataque es infundado, se lo hago saber al autor/a. Lo que pasa es que hay que saber diferenciar entre la opinión discrepante con poco tacto y el cebo descarado que termina en pelea. ¡Y eso es un poco difícil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu método de análisis se parece mucho al mío. A veces es difícil diferenciar una respuesta violenta de una opinión discordante mal expresada.

      El único modo de saber qué es, según mi experiencia, es responder y esperar la reacción del lector. Si escribe nuevamente en un tono más relajado y entendiendo tu punto de vista, es un caso de discrepancia y suele quedar resuelto de ese modo.

      Si por el contrario, sigue bombardeando con mensajes agresivos y pedantes, se queja por otras vías de que no le publicas y te pone a parir (ej. Mensaje el blog tras negarme a publicar ciertos comentarios: "qué poca vergüenza tienes, fingir zanjar la conversación así"), en ese caso es un troll y hay que evitar volver a alimentarle.

      La verdad es que no he encontrado aún otro método más útil para diferenciar uno de otro. Por suerte, la mayoría de los lectores de mi blog suelen ser gente muy educada, aún cuando no comulgan con mi punto de vista.

      ¡Nos leemos! =D

      Eliminar
  4. ¡Eh, vaya mierda de post! ¿Qué es esto?
    Creo que sise tienen trolls es una buena señal, porque quiere decir que se llega a gente cada vez más lejos... y supongo que es como una manzana, ¿no? Son perfectas hasta que las pican, y puedes contestar al comentario haciendo que la manzana se pudra o pasar de él, cortar por lo sano y dejar la manzana igual de bonita, aunque con una cicatriz: la de la experiencia. Craa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo se nota que eres pájaro y que sabes picar manzanas XD

      Coñas a parte, muy buena metáfora, y también una forma muy optimista de asumir la inevitabilidad de que aparezcan trolls en un blog tarde o temprano.

      ¡Nos leemos! ^^

      Eliminar