Reseña: La extraña tienda de Río Rojo

Porque hay objetos que mejor no tener nunca cerca...


BÁSICO

Título: La extraña tienda de Río Rojo
Editorial: Ronin Literario
Autor: Cristina M. Caladia (Cris Miguel

EDICIÓN

Formato: Digital
Nº de páginas: 148
Año de edición: 2016
Precio de compra: 2,99€
(Puedes adquirirlo aquí)

PUNTUACIÓN: 4/5 




Canelita en rama os traigo hoy al blog: un western femenino de la maravillosa Cris Miguel, a la que ya os presenté hace varias semanas con motivo de mi participación en el proyecto Adopta una autora.

Aunque más que adoptar, digamos que en mi caso ha sido un "ábrele tu corazón a las letras de una gran escritora para que se quede en él por siempre" ^^'

Pero bien, vayamos a la reseña porque la novela bien lo vale a pesar de lo extraña que resulta. Varios de sus lectores la han clasificado como Weird Western, así que ya podéis imaginar por dónde van a ir los tiros.


La historia, que se dio a conocer como una novela por entregas (y que yo adquirí posteriormente y en formato unitario vía Lektu), transcurre en Río Rojo, un miserable pueblucho con apenas dos calles y un pésimo servicio de transporte público.

El lector llegará a tan paradisíaco destino junto con dos particulares ladrones, Caroline y Wilbur, que acaban de cometer su última fechoría en Nueva Orleáns y se acercan a Río Rojo con el único objetivo de cobrar por su trabajo y largarse cuanto antes mejor.


Volvamos a las bellas imágenes del RDR ^^

Lo que no se imaginan es que este último trabajo va a ser de todo menos sencillo, y sin saber muy bien cómo acabarán envueltos junto con Harry, un tunante local, en una vorágine de violencia, conflictos de intereses y fuerzas sobrenaturales.

Como en todas las Series Literarias editadas por Ronin Literario, el ritmo es intenso de la primera hasta la última página, manteniendo al lector atrapado sin remedio.

Toda la novela está narrada a partir del punto de vista de dos de los personajes, que se intercalan con alguna observación del narrador, ensamblándose armoniosamente en un conjunto ágil y fácil de leer.

Y es que si la premisa de la que parte la historia por sí sola no basta para convencer a quienes tomen esta obra entre sus dedos, ya se encargará el atípico elenco de maravillarlos, porque los personajes que utiliza la autora son de todo menos recurrentes.

En primer lugar tenemos a Caroline, una joven de armas tomar que en las primeras veinte páginas se nos presenta como una ladrona tan implacable como caprichosa y amante de la buena vida.

Sin embargo, tengo sentimientos encontrados con la evolución vivida por este personaje en concreto, que aunque no llega a decepcionar, tampoco ofrece tanto como podría esperarse tras sus primeras frases. Pero bueno, esa es mi forma de verlo.

En segundo lugar hallamos a Harry, al que yo considero co-protagonista por el gran peso que acaba teniendo en el devenir de los hechos.

Igual que Caroline y Wilbur, el muchacho es un ladrón y un sinvergüenza que se aprovecha de su puesto de trabajo para darse al noble arte de sisar los bienes ajenos. Y cuando no está ocupado en tales menesteres, se la pasa en el único burdel de Río Rojo. 

Es, a todas luces, el tipo de hombre con el que hay que procurar no tener tratos; aunque eso no evita que sea un amor y que su pragmatismo lo conviertan en un buen compañero de viaje si las cosas se ponen feas.

Acompañando a tan singular dueto de bellas personas tenemos a otros muchos personajes a los cuales, por falta de páginas, el lector se queda con ganas de conocer más profundamente, entre ellos a un buen número de mujeres.

Porque esto sí hay que reconocérselo a Cristina: sus mejores personajes, a pesar de tratarse de un western, son mujeres bien capaces de valerse por sí mismas.

De entre ellas me gustaría hacer especial mención a Madame Sabine, una mujer tan misteriosa y oscura como su propia piel que ejerce como hechicera en Nueva Orleans.


Nueva Orleans: nido de gente a la que deberíais evitar... ^^'

En las pocas escenas en que la vemos tomar parte activa demuestra ser una dama de desbordante poder, así que es una verdadera lástima no poder profundizar en ella un poco más debido a la longitud de la novela.

Y otra de las joyas femeninas de Cristina a la que nos perdemos conocer mejor es Rosita, la dueña del burdel y uno de los personajes más cabales y sensatos de todo el relato (donde el sentido común de los actores es asignatura pendiente, parece ^^).

¿Veis cómo nosotras podemos escribir lo que nos salga del las narices si nos lo proponemos?


Resumiendo: se trata de una gran novela tanto para amantes del western como para enamorados del weird, con un ritmo ágil que si bien desencadena un final algo precipitado, permite que el lector se sumerja por completo en la historia y la disfrute vívidamente.

¡Nos leemos! ^^


No hay comentarios:

Publicar un comentario