¿Sabes enfocar? Escritura y perspectiva


Porque la perspectiva no es monopolio de los arquitectos...

¿Sabías que escribir una novela se parece mucho a construir un edificio desde cero? ¿No? Entonces debes acabar de llegar al blog, porque sino lo tendrías ya más claro que el agua.

¡Bienvenido seas, pues! ^^

Volviendo al tema central, y contrariamente a lo que pueda sugerir el título, en este post no vamos a hablar de arquitectura, eso ya lo hicimos hace un tiempo.

Sin embargo, sí que vamos a tratar sobre la importancia de la perspectiva a la hora de construir las escenas de nuestra historia. Y no, no necesitarás escuadra ni regla.


Imaginemos por un momento la estructura básica de un teatro. Al fondo tenemos el decorado, varios bastidores por los que entran y salen actores y piezas de atrezzo, la escena donde suceden los distintos actos y el proscenio, donde suele colocarse los personajes cuando van a hablar al público.

Mapa para orientarse ^^

Como vemos, las escenas en un teatro se construyen desde una perspectiva general (fondo) hasta la acción concreta que sucede en el proscenio. Van de mayor a menor.

Cualquier escena de una historia se rige por una estructura muy similar a esta, de modo que hoy aprenderemos a diseñar utilizando esta perspectiva.


1. Fondos


La base de nuestra escena es el escenario de la misma, el lugar donde se desarrollará en el sentido más amplio y general.

No estamos hablando de espacios concretos (casa, posadas, calles, caminos, clarianas...), sino de lugares geográficos concretos como puede ser un reino, una comarca o una ciudad.

Es importante que este lugar quede convenientemente señalado en los primeros párrafos de la escena para permitir que el lector se sitúe y comprenda mejor el contexto en el que va a desarrollarse la acción.

Por ejemplo, la primera escena de nuestra historia transcurre en la Ciudad Azul del Este, en el Reino Blanco. Con estos datos, el lector sabrá que nos movemos en un ámbito urbano bajo jurisdicción real.


2. Primer bastidor: el espacio


El siguiente nivel tiene que acotar la perspectiva general que le dimos a nuestro lector y ubicarlo en un espacio concreto dentro del escenario principal.

También esta delimitación del espacio se debe situar en los primeros párrafos para evitar confundir al lector, así que en cuanto hayamos mostrado la ubicación debemos dejarle claro dónde se encuentran los personajes.

Desembarco del Rey ( según HBO)

No es lo mismo una escena en la Fortaleza Roja que otra en el Lecho de Pulgas aunque ambas tenga lugar en la gran urbe que es Desembarco del Rey.


3. Segundo bastidor (optativo)


El segundo bastidor sirve para concretar todavía más el espacio de la acción, tanto si esta ocurre en un interior como en un exterior.

Cojamos de nuevo el ejemplo del punto anterior, una escena en la Fortaleza Roja: aún ocurriendo en el mismo lugar, el contexto cambia dependiendo de la sala en la que se desarrolla la acción, pues no es comparable estar en las dependencias de La Mano del Rey que en los calabozos.

Con todo, estas delimitaciones no son siempre necesarias, motivo por el cual deberá ser criterio del propio autor el nivel de precisión que desee otorgar a sus escenas.


4. Escena


Una vez ubicados en el espacio, es necesario que proporcionemos a nuestros lectores un contexto humano que les permita comprendre qué es lo que está sucediendo en el momento de la acción.

La escena son los extras y las actividades que estos desempeñan mientras los protagonistas llevan a cabo la acción. No intervendrán ni interferirán en la misma, y si lo hacen, será actuando como una masa homogénea e impersonal.

El mercado de Braavos

Pongamos el ejemplo de un mercado europeo medieval: allí hay vendedores, guardias, juglares, niños, compradores, campesinos, algunos nobles curiosos, extranjeros... etc. 

Todos ellos crean contexto y dan vida a la escena, pero no desmarcan de la misma y no dejan de ser figurantes, un atrezzo en movimiento que protagoniza un ruido callado.


5. Proscenio


El último elemento de una buena escena es el elemento central, el primer nivel que un espectador percibe: los personajes protagonistas de la misma.

Proscenio es el nombre que recibe la parte más cercana al público de un teatro y es en él donde deben desfilar nuestros personajes, sean secundarios o no.

Estos pueden interactuar con la escena y moverse entre bastidores: a través de ellos se moverá el lector y conocerá con mayor precisión el espacio.



Construyendo las escenas con este procedimiento, conseguiremos cuadro completos y complejos, llenos de vitalidad y profundidad, que agradarán al lector.

¡Nos leemos! ^^

1 comentario:

  1. Buena forma de explicarlo. A veces uno se concentra en los protagonistas, lo que ocurre en el proscenio, y olvida lo demás. Me llevo el post, así lo comparto.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar