La libreta del escritor: un ser mitológico


Porque hay vida más allá del smartphone...

Aunque cueste de creer, no todos los escritores del mundo son adictos al uso de las nuevas tecnologías como apoyo imprescindible a su trabajo.

De acuerdo, todos acaban pasando a ordenador sus textos por razones obvias, pero eso no significa que utilicen una pantalla para todas las actividades previas al proceso de escribir una historia: investigación, worldbuilding...

Y sí, sea por nostálgicos o por hipsters (o por incapaces informáticos) aún son muchos los que se resisten a caer en las garras de Evernote y siguen anclados a esa criatura mística conocida como libreta.

Permitidme que os presente sus analógicas ventajas ^^



1. Formato a la carta


Gruesas, finas, de cuadros, con las hojas blancas, con espirales, de tapa dura... La primera ventaja con la que un escritor se encuentra a la hora de escoger sus libretas es la multitud de formatos a su disposición.

Las libretas de Carlos Pérez Casas y sus distintos formatos

Hay tanta variedad de libretas que uno puede llegar a sentirse incluso abrumado por ella. Sin embargo, esta diversidad debe contemplarse como una oportunidad de elegir el modelo que más se ajuste a nuestros gustos personales y a nuestras necesidades.

O los modelos. Que ya sabemos  que los escritores son algo viciosos y que no todos practican la monolibregamia.

Así pues, un escritor puede adquirir en casi cualquier papelería una libreta o cuaderno que le guste y le sea cómodo de llevar encima en todo momento, que es el objetivo fundamental de usarlas.

Y si no te animas a comprar ninguna porque no acabas de decidirte por un modelo, siempre puedes dar tus primeros pasos en una libreta de las que regalan como publicidad.

Así lo hace Eduardo Norte

No, no serán nunca tan cómodas como una libreta de papelería, pero son igual de funcionales. Y para hacer nuestros primeros pinitos literarios ya funcionan.


2. Independencia


Algo que da puntos al formato analógico respecto a los medios digitales es su capacidad para usarse en cualquier momento y lugar, sin depender de baterías, redes wi-fi o gestión de datos móviles.

Así Carlos puede escribir en cualquier parte

Vale, carecen de sincronización con otros aparatos electrónicos, pero el día que se te fastidia la conexión o tienes que llevar a reparar tu cacharrito agradeces mucho contar con el apoyo de una libreta.

El no necesitar acceso a la red eléctrica para hacer uso de ellas hace de las libretas el complemento adecuado a una excursión por el campo: donde no llega internet, llegará siempre el papel y el boli.


3. Multitasking


O siendo menos pedantes: función multitarea.

A diferencia de las aplicaciones de escritura y los programas especializados, una libreta de notas no cuenta con funciones específicas y limitadas: tiene tantos usos como su propietario sea capaz de concebir.

En mi caso, utilizo mi libreta para anotar las ideas que se me ocurren, para escribir mis historias (Sí, Sorgina está entera ahí dentro), para garabatear teléfonos o direcciones... E incluso para llevar un listado de las horas trabajadas y comparar luego con el salario recibido.


Los monigotes de Eduardo ^^

Además, en una libreta puedes hacer garabatos en los márgenes o interrumpir tu relato para incluir el boceto de un mapa, una espada, una raza nueva de perro... 

Y aunque algunas apps ya están incluyendo la inclusión de imágenes como una herramienta versátil (Evernote), nunca será lo mismo que integrarlo dentro del borrador o las notas.



Seamos sinceros: el tacto del papel y los dedos manchados de tinta son algo romántico. No hay sensación digital comparable al pasar las páginas de una libreta gastada de tanto usarla y cortarte con ellas.

Y esa es la principal ventaja del papel, al margen de las que he mencionado a lo largo de este post.

Nos guste o no, actualmente parece mucho más cómodo escribir por medio de herramientas digitales que hacerlo mediante el papel y el bolígrafo. Sobretodo porque vivimos en una época en la que cada minuto se cotiza y escribir manualmente lleva su tiempo.

Sin ir más lejos: si yo escribiese primero a mano las entradas del blog, no podría mantener el ritmo de publicación que llevo hoy día. Me resultaría imposible pasar a digital tamaño volumen de palabras y no perjudicar a las muchas otras actividades que llevo a cabo (trabajar, por ejemplo).

Además, escribir en libretas es un vicio acumulativo que, a la larga, suele ocupar mucho espacio en casa de uno. Y claro, no tienes alma para tirar tus cuadernos viejos...

Por lo tanto, aunque adoro el papel y casi todo lo que escribo ha pasado, ni que sea en esquema, por mis libretas, con el tiempo me he acostumbrado a convivir con el digital.

Eso sí, sigo amando y coleccionando los libros en blanco de PaperBlanks (sin pautas, por favor).

Gabriella Campbell también las adora (normal)


¿Y vosotros lectores? ¿Abandonásteis el papel o aún os gusta dedicarle un par de horas a guarrear sanamente las páginas de una libreta o cuaderno?


¡Nos leemos! ^^


13 comentarios:

  1. Escribo sobre todo en papel, me resulta más facil para organizar mis esquemas y escaletas, y luego para escribir propiamente dicho también. pues con el ordenador estoy volviendo continuamente para modificar la frase que no me acaba de gustar. Por eso escribo a papel, la transcripción me supone solo una parte del tiempo que invierto en el texto, y muchas veces las anotaciones añadidas en el papel me sirven de reescritura. Para repasar, añadir información, tachar parrafos irrelevantes pero con información que puedo usar más adelante sin necesidad de borrarlo del todo. Llamadme romántico, Hipster (menos mal que parece que ha pasado un poco la moda y ya vuelvo a ser un barbudo corriente en vez de un hipster) pero es el método que me funciona, usar el ordenador solo para transcribir, completar, organizar y editar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene su manera de proceder para que las cosas le salgan bien: una buena forma es beneficiarse de las ventajas de ambos medios.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Yo soy de esas románticas sin remedio que no cambian el papel por la computadora. Tengo muchas libretas, carpetas y cuadernos, aprovechaba las carpetas para que esos papeles sueltos que usaba en algún apuro quedarán organizados también xD si es cierto que necesitas más espacio para tenerlas, pero la comodidad y la sensación de escribir ahí es otra cosa.

    Yo uso la computadora para pasarlo en limpio y que se entienda, que tengo una letra horrible y para que alguien más lea o me quedo al lado o lo pasó en limpio, no hay otra xD

    Además, las puedes personalizar a gusto. A mi me gusta comprar aquellas bien sencillas, preferentemente de hojas lisas y las pinto como yo quiero. Aunque algunas las he mandado a hacer y otras las encontré de casualidad. Tengo una que está hecha con discos de vinilo preciosa <3 y otra que conseguí en la misma feria con tapas de madera. Como para seguir fomentando el vicio del papel <3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Eso sí que es amor por el papel =)

      Eliminar
  3. Pues yo no soy romántica, ni hipster ni nada :P Es solo que me da mucha fiaca escribir en el tecladito del celular y/o prender la computadora para escribir un borrador o anotar cosas que se me ocurren durante el día. Pienso mejor cuando escribo a mano, es todo. El teclado es para pasar en limpio (que cuenta como primera corrección) y editar hasta morir. A veces, si estoy escribiendo un cuento de más de 300 palabras, si vengo con el envión, sigo de largo y escribo más, pero es más bien raro.

    Me gustan mucho los cuadernos y las libretas bonitas, pero la triste realidad es que escribo en cualquier papel que encuentre. Tengo, por ejemplo, una pila de hojas usadas de una carilla, así que uso el lado que está en blanco XD

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es triste reutilizar el papel, se llama conciencia ecológica y capacidad de adaptación ;)

      Eliminar
    2. Mira no había pensado en eso de que "pienso mejor cuando escribo", pero es cierto. Muy cierto. La pantalla del ordenador está llena de distracciones (ahora mismo está Google Chrome, Spotify, Scrivener y un aviso de Avast Antivirus). Muchas distracciones. El papel solo es un pedazo de papel blanco (o reciclado) esperando a ser rellenado. Nos motiva.

      Eliminar
  4. Hola, Alister.

    Me sumo a la lista de los libretistas románticos. Como bien dijiste, el tacto del papel es algo único. Una pantalla táctil no hace reconocible ninguna tarea de otra, ya que todo depende de un mismo sentido: la vista. Al sumar otro sentidos como el tacto, el oído, e incluso el olfato, el cerebro empieza a percibir de otra forma el acto de escribir, lo que lo vuelve mucho más gratificante en mi opinión.

    Si bien mis historias las escribo directamente en la pc, siempre estoy garabateando ideas por el primer papel que encuentre a mano. En ese aspecto no soy tan organizado como para tener todo en una libreta jaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen dos extremos: el que tiene las cosas perdidas por las libretas y el que usa la misma libreta para TODO (incluso para lo que no es escribir) ^^

      Eliminar
  5. Aunque nos pasemos al digital, y nos modernicemos al usar "herramientas ocultas", como Scrivener y otros programas de escritura, creo que no deberíamos olvidar el papel. Y no lo digo como nostálgico, sino como pragmático.

    Tal y como has señalado, la libreta te permite hacer algo más que escribir: puedes emborronarlo todo, dibujar monigotes o llenarlo con flechas. Ese caos del multitasking es muy liberador y productivo.

    Debido a la naturaleza manual (de ser manoseada) que tiene un cuaderno de escritor recomiendo encarecidamente utilizar las que son de tapa dura. Las libretas de tapa blanda tienen el encanto de que sus arrugas y desperfectos son evidencia del trabajo al que las sometemos pero pierden funcionalidad y se vuelven frágiles hasta el punto de algunas de sus hojas se desprenden y se pierden. La tapa dura os salvará de esos problemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran consejo y recomendación, caballero. Me la guardo para futuras compras =)

      Eliminar
  6. Voy a poner mi granito de arena y te horrorizaré porque yo NECESITO PAUTAS xD Soy como el desastre más torcido del universo, no me queda otra.
    Aparte, yo tengo mi cuaderno de Fuji (portada negra y listo) que luego yo personalizo un poco si eso y lo uso más que nada para escribir ideas. Voy a idea por página y muchas están sin terminar porque no quiero meter demasiado y luego tener que andar haciendo malabarismos si quiero añadir algo. Pero solo son las ideas, los esquemas, el argumento en sí; las historias las escribo en ordenador desde el primer borrador. Hace muchos años lo hacía a mano pero el tedio me puso y ahora me he acostumbrado a hacerlo de esta manera así que me cuesta cambiar de hábitos.
    Si me entra el furor de tener que escribir sí o sí normalmente grabo una nota de voz o si tengo el iPad a mano abro el google docs, que sirve para todo (con la cantidad de discos duros que me han muerto encima prefiero tenerlo todo en la red ^^U).
    Y aunque colecciono libretas (no puedo evitarlo xD) la verdad es que solo escribo en la que tengo empezada en ese momento y luego voy añadiendo post-its por la habitación. Resulta un efecto muy curioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arte es todo lo que sale del interior del artista, incluso las invasiones de post-its que puedan derivar del ejercicio del mencionado arte.

      Usar pautas no es un delito, del mismo modo que torcerse tampoco lo es. Creo más bien que se trata de prioridades personales: yo prefiero torcerme y que no me enguarren las pautas los dibujitos y tu das prioridad a escribir ordenadamente ^^

      Eliminar