Reseña: El hombre que perseguía al tiempo

Porque hay un final inevitable, lo que cambia es el camino.



BÁSICO

Título: El hombre que perseguía al tiempo
Editorial: Lumen
Autor: Diane Setterfield

EDICIÓN

Formato: Tapa dura
Nº de páginas: 432
Año de edición: 2013
Precio de compra: 19 €
(Puedes adquirirlo aquí)

PUNTUACIÓN: 3/5 




Lo primero que me gustaría decir de esta novela es que ignoro a qué género debe pertenecer. De hecho, si de mi dependiera diría que es algo así como ficción histórica con tintes sobrenaturales o algo similar.


No lo sé. Quizá si Lumen hubiese mantenido el título original de la historia lo habría tenido algo más claro. Dicho título, por cierto, es el siguiente: Bellman & Black: a ghost story.

Bastante más descriptivo que en su traducción, la verdad. Aunque lo cierto es que tengo pocas quejas con la edición española del libro: es pulcra, elegante y cómoda de leer.

Sin embargo, a pesar de que no la he leído a disgusto, la historia dista mucho de convencerme, pues tiene un inicio fuerte y sólido que se desmorona a mitad de la novela y que hace que uno se sienta en un bucle interminable hasta casi las últimas páginas.

Con todo, reconozco la labor de la autora a la hora de documentarse, cosa que se ve reflejada en su obra, donde abundan las descripciones ricas en detalle y matices que hacen de los escenarios algo real y tangible por donde los personajes se mueven con fluidez.

La novela se centra en la vida de William Bellman desde su niñez. El muchacho es el hijo del heredero de una importante fábrica de tejidos que los abandonó a él y a su madre, motivo por el cual su referente ha sido siempre su tío Paul.

Desde el principio de la novela William nos es presentado como un muchacho hábil y talentoso que aprende deprisa y que disfruta enfrentándose a retos cada vez más complejos, característica que mantendrá a lo largo de toda la historia.

La suya podría haber sido una vida apacible de no ser por un incidente que tuvo lugar cuando él contaba con apenas siete años: William disparó con su tirachinas una piedra y esta, tras trazar en el aire una parábola imposible, abatió a un joven grajo negro.




Este suceso, irrelevante en apariencia, será el desencadenante de toda una serie de acontecimientos que acabarán marcando la vida de William y la de quienes le rodean, para bien y para mal.

Con esta premisa tan interesante, lo cierto es que siento que la historia podría haber dado más de sí. Sin embargo, el elemento sobrenatural es tan sutil, su impacto real tan dudoso (y el final tan previsible), que lo cierto es que no puedo sentir más que decepción por lo que respecta a la trama.

En cambio, recomendaría esta novela solo por lo bien tejidos que se encuentran los fragmentos descriptivos, que como ya he dicho, están tan bien detallados que de veras puedes visualizar las palabras de la autora y sus paisajes.

Resumiendo: no es una mala historia, pero si lo que buscas es una abundancia de detalles fantásticos, te estás equivocando de historia.


¡Nos leemos! ^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario