5 cosas que no hacerle a un personaje


Cargarse a un personaje es muy sencillo, y no me refiero a matarlo.

Estimados lectores, si hay algo más entrañable para un escritor que el mundo que ha creado son sus personajes. Esos seres de tinta y papel que, nos guste o no, forman parte de nosotros. 

Si le preguntas a cualquier escritor verás que más de la mitad de sus conflictos al escribir es culpa de sus personajes. Y es que a veces parece que los muy capullos gozan de vida propia y deciden pasarse por el forro aquello que tenías planeado para ellos, dando lugar a las famosas peleas entre creador y creado.

Son como nuestros hijos, para qué negarlo. Y como cualquier padre, el escritor busca siempre procurar por el bien de sus criaturas; en muchas ocasiones incluso a costa de su propia obra.

Así pues, en esta entrada trataremos sobre cinco cosas que no debes hacerle a un personaje si quieres que tu obra tenga éxito (y que el propio personaje se luzca).


1. El hombre de Vitrubio


Da Vinci definió en esta obra la medida perfecta del hombre, y muchos escritores a lo largo de la historia han decidido tomarla de referencia para sus héroes.



Cuerpos apolíneos, una mente que ya la hubiera querido Einstein, la fuerza de Sansón y la pureza de corazón de Parsifal. Un puñetero paladín como Sturm Brightblade (Dragonlance).

Por favor te lo pido: no conviertas a tu protagonista en un adalid de la virtud si no quieres aburrirnos a todos. Este personaje ya es un tópico, y no aporta nada a la obra salvo hacerla previsible.

No obstante, si perseveras en crear a un personaje bondadoso y cargado de buenas intenciones... más te vale hacerle sufrir las crueldades del mundo y negarle las victorias fáciles si quieres que el lector lo ame.


2. El ángel de Victoria Secret


Da igual que sean magas, sanadoras o guerreras. Como son mujeres, en su tiempo de ocio son malditas modelos (y lo demostrarán durante la novela con innecesarios desnudos).

¿Y dices que en tu novela son todas así?

No tengo nada en contra de las mujeres hermosas, pero no es creíble la hermosura por norma: cuerpos esbeltos, curvas de infarto y ni una puta cicatriz (y si las tienen, que se escondan, ¿verdar Cuervo Fúnebre?). ¡Eso no es una guerrera ni de broma!

Saltaos el cánon, porque una mujer joven bien puede ser manca, tullida o tener una severa afección de acné. Y no por ello será un mal personaje

Si es bruja, quiero quemaduras por culpa de las pociones, si es guerrera, quiero verle cicatrices. Quiero que sea humana e imperfecta. Y vosotros también lo queréis ;)


3. A más feo, más malo


Esta es la versión refinada de los carteles de civismo racistas, donde las personas que cometen las infracciones son siempre de color.

La maldad, por algún motivo desconocido para mí, parece ir ligada a la fealdad para muchos escritores. Sí, se dice popularmente que las malas acciones afean (y sino que se lo digan a Dorian Grey), pero ¿tanto?

Puedo llegar a entender que el uso indebido de un poder oscuro demacre a tu villano, pero de ahí a presentar al malo de turno como la cosa más fea que parió madre va un trecho.

Es guapo, ¿eh?

Y esto no solo se aplica al villano, no. Cualquier personaje feo, parece predestinado a cometer las más horrendas fechorías (no va por ti, Glokta, aunque telita contigo).

El horrible y gordo mesonero, la fea institutriz, el baboso y puerco rey... Todos ellos son gentuza por el simple hecho de estar privados de belleza. Sobretodo si son sicarios; ellos son siempre feos y tontos a más no poder.

Muy mal, hijos míos: mandad a la mierda el tópico, cread villanos hermosos y héroes feos. Haced a gentes de buen corazón y aspecto horrible. 

Haced lo que os dé la gana, pero sed realistas: no todos los buenos nacen hermosos, ni todos los feos son mala gente.


4. The final boss


Odio ese tipo de comportamiento en personajes: el combate singular entre el Bien y el Mal me da arcadas. Es ya tan tópico que hastía, sobretodo por lo previsible.

Da lo mismo lo que pasara durante la historia, los éxitos individuales de cada personaje: al final, son héroe y villanos los que se enzarzan en combate singular.

Este será siempre uno de mis villanos admirados ^^

Ya sabéis todo cómo va, ¿no?

Villano ataca. El héroe se defiende. El villano lo halaga y se ensaña más. El héroe se va imponiendo. El villano juega sucio. Todo parece perdido. El héroe logra salir adelante y el villano es derrotado/muere.

Esto es muy aburrido, incluso para el escritor. Hay que darle la vuelta a este tipo de escenas, porque dan al traste con la magnífica construcción de todo el elenco de personajes.

- No hagas un 1 contra 1 (ni varios pulsos individuales One Piece style).

- ¿Por qué es el héroe quien enfrenta al villano?

- ¿No pueden desbaratar sus planes sin derrotarlo del todo?

- Haz que el héroe pierda algo (o a alguien).



5. Love is in the air


Forzar el romance en tu novela porque tiene que haberlo. Así de sencillo: obligas a dos personajes a amarse, o inventas uno nuevo cuya única función es ser el objetivo amoroso del protagonista o del secundario graciosillo.

Sin motivo ni razón, para darle vidilla a la novela, llenan los escritores páginas y páginas de flirteos, malentendidos y sexo (y no siempre del bueno).

A parte de cargarte una buena trama, esto no sirve para nada, menos aún si no es relevante para la historia. Al escribir menos es más, y si algo puede omitirse, hazlo.

Además, que los que me leéis escribís fantasía y ciencia ficción (creo), no romántica barata ^^'


Y con esto sí que doy por terminada la entrada. Sé que me dejo muchos otros casos en el tintero, pero para eso están los comentarios, para que os dejéis oír:

¿Qué es lo que no soportáis que se haga con un personaje? ¿Qué lo estropea a vuestro criterio?


¡Nos leemos! ^^



8 comentarios:

  1. Hola!! Muy de acuerdo con todo lo que dices. Es muy grato leer novelas en las que no se cumplen estos tópicos, y es lo que trato de hacer yo cuando escribo. Es mucho más divertido :)
    Saludos, una entrada genial, como de costumbre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la actitud: hay que intentar por todos los medios el no caer en la repetición y los tópicos ^^

      Eliminar
  2. Creo que la peor de estas cosas es la última. Parece que si la novela no tiene romance, no sirve :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero pensar que esto ocurre porque los escritores creen firmemente que el amor es el motor del mundo ^^'

      Eliminar
  3. Bueno, vamos a testar el límite de caracteres.
    Creo que, querida proclamada futura lectora beta mía, te va a gustar mi novela fantástica, al menos en lo respecta al contenido de esta entrada. El cuarteto protagonista de una de las tramas lo forman tres mujeres y un hombre. De ellas, cada una tiene un físico distinto y la capitana está más cerca del cuerpo que debería tener una guerrera que de una modelo. Tiene varias cicatrices que no esconde, pero tampoco las va luciendo, es decir, si se ven bien, si no también. Otra de ellas tiene una constitución muy delgada, pero que es acorde con su papel en el grupo. La última, en cambio, está a medio camino entre ambas y le falta un ojo, que no lleva al aire porque es como grimita y secreto, pero sí un parche que ya da pistas.

    En cuanto al antagonista, no es feo, sí viste de negro, pero en ocasiones, pues es una cuestión racial/militar. Matizo antagonista porque no es un villano, no es el malo de la película, sino un personaje más con sus intenciones propias que se oponen a las del protagonista en cierta manera.
    Sí hay enfrentamientos de a uno, pero están hechos de forma que sólo pueden ser así, pero no es así porque "el Bien contra el Mal".

    En fin, una buena entrada, como siempre, que voy a mover en redes ya mismito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora tengo MUCHAS ganas de leer tu novela, Cuervo-san, que lo sepas XD

      Ya es hora de que los tópicos y los tropos de siempre se jubilen y dejen paso a nuevas construcciones (o clásicos renovados).

      Eliminar
  4. Me pone de los nervios especialmente la del amor u.u porque además la chica suele ser un cliché con patas (fusiónese con tu punto 2)
    Que sí, que el amor es un recurso muy bueno porque lleva a los personajes a hacer tonterías, pero tanto como para volverlo el centro de la trama...

    Oye, si estáis aquí de betas yo también quiero ;_;

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor puede ser el motor de la trama, pero para presentar la gestación de una relación romántica existen otros géneros, no la fantasía ;)

      Eliminar