Aprende a escribir parasitando la historia


Hoy aprenderemos a escribir siendo buitres de nuestro pasado.

De todos es sabido que, a lo largo de la historia, los artistas de todas las disciplinas han buscado inspiración para sus creación en todo lo que los rodeaba: la naturaleza, la sociedad... y también en el pasado.

Y es que la historia es una fuente inagotable de inspiración, sobretodo para los juntaletras. En entradas anteriores aprendimos cómo crear personajes usando como esqueleto a celebridades de nuestra historia.

Bueno, pues siguiendo con esta línea, hoy vamos a aprender cómo aprovecharnos de nuestros ancestros para dar vidilla a las historias que creamos. 

Para ellos existen dos únicas normas:


1. Imita... ¡pero no copies!


Esto es la norma básica que ayuda a diferenciar el "inspirado por" del "calcado de" (y este último queda muy feo, enfada a los lectores y te hace perder puntos de escritor).

No hace falta ser tan buitres...

Como siempre, estoy hablando de obras de fantasía, esto no se aplica a novela histórica ni a ciencia ficción centrada en viajes al pasado. Ahí se debe respetar la historia para ganarse la credibilidad del lector.

Inspirarse en un hecho histórico puede ayudarte a poner salsa a las tramas más insulsas, e incluso te puede servir de esqueleto para desarrollar tu propia historia.

No es necesario ceñirse a la estructura, ni jugar con los mismos personajes. Puedes hacer literalmente lo que quieras. Y eso da lugar a infinitas combinaciones.

Hay un verdadero maestro de este arte, y es sin duda George R. R. Martin. Su saga aún inacabada toma prestados de la historia numerosos sucesos. 

¿O acaso pensáis que todo ese follón entre los Lannister y los Tyrell salió 100% de su prodigiosa mente? ^^'


2. Cuestión de nombres


Cuando es inevitable calcar aquello que nuestros antepasados inventaron, lo mejor es darle un lavado de cara para que se note la influencia sin que parezca copia.

Y para este cometido, nuestros mejores aliados son los nombres. Cambiando el nombre de algo que ya existe se puede crear algo completamente nuevo,(o al menos, algo más original).

Pongamos por ejemplo que en tu universo existe una persona todopoderosa, la cabeza visible del culto mayoritario de tu historia y, por lo tanto, la voz de los dioses en la tierra.

Lo fácil es llamarlo Papa o Sumo Pontífice, pero tu lector quedará bastante decepcionado ante tu falta de imaginación. En cambio, si a esta misma figura lo llamas La Voz, o si te inventas un nuevo nombre en tu idioma inventado, ganarás puntos ante tu público.

Fuego griego, el inspirador del fuego valyrio

Y lo mismo que con los cargos, ocurre con los objetos, los minerales y los inventos: rebautizados, se convierten en algo  novedoso y coherente con el mundo en el que existen (ejem... ¿fuego valyrio?).


Con esto doy por concluida la entrada, porque como suele decirse, lo bueno, si breve, dos veces bueno (y no seré yo quien os retenga ahora que os morís de ganas de echarle el guante al libro de historia en busca de inspiración).

Como siempre, cualquier aportación en los comentarios será bien recibida ;)


¡Nos leemos! ^^


7 comentarios:

  1. ¡Buenas!

    Estaba esperando bastante esta entrada desde que lo comentaste en la otra y, la verdad, me he quedado con ganas de más D": ¡No nos quites el caramelo tan rápido!

    Yo no sé el resto, pero cada vez que pillo en un mundo de fantasía una referencia a la historia "real" me pongo a aplaudir como una foca atontada. Ah, qué hermosos momentos.

    Oh, vi el otro día un libro que tenía "los personajes más importantes de la historia" (Aka libro con prácticamente solo hombres blancos) y le estuve echando un ojo y tomé notas para personajes gracias a la anterior entrada.

    Muchas gracias por acercar de este modo la historia.

    ¡Un cyberabrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi trabajo: acercar a las personas a la historia.

      Me alegro que te haya gustado a pesar de la brevedad, puede que en próximas entradas profundice más (y yo que lo hacía breve para no cansar XD).

      Me alegra leer que la anterior entrada te echó un cable con tu historia, estoy deseando ver los resultados.

      ¡Nos leemos!^^

      Eliminar
  2. Creo que le tendré que dar la vuelta a mi historia por el tema de los nombres, tengo un personaje histórico, o en teoría lo es, pero creo que es bastante desconocido y de momento he dejado su nombre real.

    En fin, veremos lo que hago más adelante.

    Una entrada estupenda ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el personaje en tu novela interpreta el papel de sí mismo (el histórico), procura ser purista.

      Pero si se trata de un personaje inspirado en él (aunque esté calcado), personalmente le cambiaría el nombre.

      ¡Nos leemos! ^^

      Eliminar
  3. ¡Maldita seas! ¿Cómo se te ocurre no continuar? A este tema se le puede sacar mucha chicha.
    Maldiciones aparte, está genial, pero sabe a poco, aunque eso sí, cuenta lo suficiente como para que no pocos escritores noveles (y no tan noveles) de fantasía espabilen un poco y reimaginen en lugar de copiar lo que se ha hecho.

    Un saludo.

    PD: Llegué hace una hora, pero tenía que comer y tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente porque es un tema jugoso hay que racionarlo XD

      Me alegro de que, pese a la brevedad, consideres que el artículo sirve para dar un toque de atención ^^

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Acabo de encontrarme con tu blog y me parece de lo más interesante.
    Coincido con comentarios anteriores en que esta entrada te deja con ganas de más. Lo cierto es que la historia es una de las mejores fuentes de inspiración, y por suerte tenemos mucha y muy variada.
    Cuando tenga algo más de tiempo me perderé un poquito por tu blog (tengo tendencia a estar por blogger en días en los que tengo compromisos, eh... ¿hoy? ¿fin de año? ¿familia? ^^).
    Gracias por la entrada, a mí sobre todo me gusta cambiar los nombres porque convierte esos personajes o elementos de la historia en más tuyos.

    Feliz año 2017 y un saludo!!

    ResponderEliminar