Reseña: Bienvenidos al bizarro

Porque hay cosas incomprensibles... Y hermosas.



BÁSICO

Título: Bienvenidos al Bizarro
Editorial: Orciny Press
Autor: Varios

EDICIÓN

Formato: Rústica con solapas
Nº de páginas: 256
Año de edición: 2017
Precio de compra: 15.95€
(Puedes adquirirlo aquí)

PUNTUACIÓN: 4/5 




Como ya anuncié en su momento, la antología que me dispongo a reseñar es un descenso asegurado a la locura, así que procurad no alarmaros ni perder el sentido. 

Recordad que leéis esto bajo vuestra propia responsabilidad y... Ah, sí. Tened a bien expulsar a los niños de la sala antes de empezar, no sea que se escandalicen ^^


Bienvenidos al bizarro es una tardía pero nada decepcionante antología destinada a servir de introducción a un género que destaca por su sentido del WTF. O por la total falta de sentido (en su acepción de racionalidad, se entiende).

No me voy a detener en desgranar qué es el bizarro, porque sino la reseña se convertiría en una nueva Biblia, así que si queréis saber más al respecto, os invito a leer la crónica que hizo Víctor Blanco.

Once son los relatos seleccionados por el editor de Orciny Press, Hugo Camacho, para acompañar al lector en el descubrimiento del género bizarro, un equivalente a la sección de culto del videoclub que las personas respetables han evitado siempre pisar a toda costa.


Esto, niños, es un videoclub: un establecimiento para alquilar pelis

El ritmo de la antología, dada su función de kit de iniciación, transcurre en un crescendo constante que, supongo, puede ser medido por los milímetros de boca abierta que presenta el lector conforme avanza.

En serio, si vais a leerlo en el sofá o en la cama, haced el favor de poner una toalla. Más que nada porque lo vais a poner todo perdido... De saliva o de vómito, porque con este libro nunca se sabe y más de una escena puede atravesársele a un alma sensible (y con razón).

Procedamos a la disección de los relatos, tarea harto difícil porque me gustaría evitar los spoilers, así que me voy a limitar a presentar la premisa de la que parten y a soltar un par de comentarios que oscilarán entre lo ingenioso y lo de mal gusto.


La liga de los céroes (Jeremy Robert Johnson)

El relato que da inicio a la antología nos presenta en apenas una decena de páginas un mundo del llamado Post-Ayer donde las personas se pirran por someterse a toda clase de estrambóticos procedimientos quirúrgicos para convertirse en miembros de una élite de seres indescriptiblemente feos.

Si tuviera que decir algo al respecto, es que leerlo me recordó mucho a comerse una ensalada a temperatura ambiente.



Dinámica de classes (D. Harlan Wilson)

Este es el relato de los chistes intraducibles y las referencias culturales que pueden llegar a escaparse a un lector no estadounidense, si bien gracias a las notas al pie, la barrera del Charco puede cruzarse con cierta facilidad.

La lógica entorno a la que gira el relato es la problemática vida de un catedrático que no tiene por costumbre masacrar a sus alumnos cuando estos se manifiestan incapaces de comportarse como personas inteligentes. 

Si trabajáis con estudiantes o vivís con ellos, este relato va a ser una explosión de color y alegría en vuestras vidas.



Gigantas sentadas en la bahía de Berangkat (Tamara Romero)

La idílica ciudad de Berangkat recibe la visita de dos gigantas que, a cambio de atiborrarse de pasteles y dulces, consienten convertirse en una rentable atracción turística que enriquece a la ciudad.

Con lo que no cuentan los ciudadanos es con la magnitud del pacto que han hecho con ellas y sus consecuencias.



La noche de las chonis (Grant Wamak)

Este relato es una idea de olla mayúscula: una invasión de robots clavaditos a Miley Cyrrus que se pasean por la cubierta de un barco causando estragos entre los pasajeros a causa de su ¿twerking?


Sobran las palabras...

Sinceramente, después de Mazinger Z, no había vuelto a ver un uso tan... original de los atributos femeninos.



Hay un millón de maneras de hacer lo correcto (Matthew Revert)

A partir de este relato es cuando el bizarro intenso se empieza a hacer notar. Y a sentir, en el caso del protagonista. Que las primeras experiencias sexuales no suelen ser las mejores es un hecho, pero de ahí a eyacular a un obrero con bigote...



Pequeña miss ultrasonido (Robert Devereaux)

Este es para mí el más incómodo de leer por la alta carga de inmoralidad que poseen alguno de sus personajes. 

La historia gira entorno a dos mujeres embarazadas que, como deja ver el autor que viene siendo costumbre en ese supuesto futuro, se presentan a un concurso de belleza... intrauterina. Sí, amigos: fetos luchando por coronarse como reyes de la belleza gracias a filtros informáticos.



Bailarina exótica (Violet LeVoit)

Una hermosa scort con tendencias misóginas dispuesta a darlo todo, como cada noche. Lo que sus clientes no esperan es que esta vez, el espectáculo, los dejará verdaderamente sin palabras.


En mi cabeza se parecía mucho a Plaster of París... u_u

Quizá es uno de los relatos más tristes de la antología, porque la querida bailarina, es mucho más de lo que se esfuerza en ocultar bajo códigos numéricos y alcohol.



Señor Felpa, detective (Garret Cook)

Un intento de parodia de la tradicional novela negra protagonizada por un osito de peluche al que le destrozan el relleno cada pocos párrafos.

Se trata de un relato que, si bien presentaba una premisa interesante, se acaba desmoronando para convertirse en una masa caótica e inconsistente. Una lástima, porque el señor Felpa es todo amor... al menos en el último mes.



Pastel de terciopelo azul (Laura Lee Bahr)

¿Qué ocurre con las viejas glorias de Hollywood cuando ya nadie es capaz de recordarlas? Pues que acaban en un restaurante excesivamente caro comiendo el equivalente pitufo de la famosa tarta Red Velvet.

Un pastel que se atraganta y una historia que no deja de repetirse. Un relato que, más que bizarro, denota melancolía y una fuerte crítica social hacia el culto a la oportunidad y la fugacidad de la fama.



El vendedor de dildos a domicilio (Kevin L. Donihe)

Un hombre cargado con una maleta se arrastra por una carretera que jamás acaba llamando a las puertas que su Dios le señala para tratar de vender los extraños dildos que le han sido dados. Solo si lo consigue, podrá abandonar esta vida.

El relato filosófico que hace que a los lectores les estalle la cabeza de tanto reflexionar y cuyo final, que cierra la antología, no podía ser más apoteósico. ¡Si hasta hay fuegos! ^^



Orgía fantástica (Carlton Mellik III)

Y sí, me he saltado alegremente el orden de la antología para dejar para el final el que, desde mi punto de vista, es el mejor relato de la selección.

Un club nocturno donde las personas acuden a intercambiar sus ETS, unas extrañas enfermedades que transforman por completo y de forma muy estrambótica el cuerpo de quienes las poseen.

Solo por el mensaje que transmite, a mí no me importaría vivir en ese mundo, la verdad. Creo que es un lugar muy bonito.



Palabras soeces, surrealismo e idas de pinza que se combinan para crear algo para lo que el diccionario no tiene palabras que puedan definirlo con exactitud.

Leedlo, es mi único consejo. Leedlo y sacad vosotros mismos vuestras conclusiones, aunque ya os aviso de que si caéis en las garras del bizarro, va a ser un flechazo para toda la vida.

Y si no os termina de convencer, bueno. Pensad que si abrís este libro en el transporte público la gente tiene tendencia a dejar espacio y se viaja muy cómodo, por experiencia lo digo.


¡Nos leemos! ^^

2 comentarios:

  1. Me encanta, lo quierooooooooooooooooooooooooooooooooo

    Voy a averiguar si podré conseguirlo en Buenos Aires.

    ResponderEliminar