El Juego del Abecedario: un ejercicio para escribir


Porque hasta el más pequeño ejercicio ayuda a mejorar.

¿No os ha pasado nunca que hablando con una persona se os ocurren ideas geniales que normalmente no guardan ni remota relación con el tema de conversación?

Bueno, pues a mí sí me ocurre, y el otro día, hablando con mi editor (un beso, precioso) se me ocurrió un maravilloso ejercicio para mantener activa la mente y mejorar nuestra inventiva, recursos muy valiosos para los escritores.

A esta genialidad, que seguro que ya existe, la he llamado El Juego del Abecedario, y si queréis saber cómo funciona, os recomiendo coger lápiz y papel.



¿Ya estáis de vuelta? Excelente. Vamos allá.

El juego consiste en coger las letras del abecedario de la A a la Z y rellenarlas con motivos temáticos, a ver hasta qué letra llegamos sin agotar ideas ni usar sinónimos o compuestos de palabras utilizadas.


Por ejemplo, si hiciéramos un abecedario de minerales, muy útil para quienes quieran participar en el concurso que ha organizado Dalayn con ayuda de Nova (tenéis plazo hasta el 23 de junio a las 23.59h.), la cosa quedaría así:

A- Adamantio
B- Barita
C- Cabón
D- Diamante
E- Esmeralda
F- Fluorita


Y así hasta que lleguemos a la Z de zinc. ¿Fácil, no? Pues esta es toda la mecánica del ejercicio, que además, puede llegar a convertirse en un juego muy entretenido entre amigos.

Ahora bien, esto puede retorcerse hasta el infinito y complicarse mucho si se quiere. Por ejemplo, si a cada palabra añadida le buscamos un motivo que justifique su presencia en nuestra lista.

Esto ya no es tan fácil, pero constituye un estimulante ejercicio de imaginación e ingenio para nuestra mente que nos ayudará a mantenerla en marcha incluso cuando no podemos escribir porque estamos bloqueados.

Y como no me gusta invitar a las personas a jugar a cosas que no he probado yo antes, despido esta entrada con mi particular abecedario de los atributos que, desde mi punto de vista, tienen los escritores. Espero que os echéis unas risas ;)


A - Acometer: Porque nada nos gusta más que regañar entre nosotros a la mínima. A ver a quién tiene la fantasía más grande...

B - Birra: Porque no solo de mijo y arroz pan vive el escritor

C- Corrección: Porque es la parte más odiosa del proceso de escritura.

D - Diligencia: Porque sin ella, no hay quien acabe una historia.

E - Editor: Satanás encarnado. Nah, es broma. El editor es amigo y compañero de trinchera.

La cara de mi editor después de este chiste =S

F - Final: La ansiada meta a la que todos deseamos llegar.

G - Gancho: Lo que esperamos que tenga nuestra historia para picar a la editorial y a los lectores.

H - Historia: La fuente de inspiración de nuestros mundos.

I - Imaginación: Porque a ver cómo escribes fantasía sin ella.

J - Julio: Mes en el que muchos van al Celsius.

K - K: Inicial del protagonista de saga de fantasía más odiado.

L - Lector: Animal místico que ansiamos que nos de dinerito lea y disfrute.

M - Madre: Persona que llora porque no nos dedicamos a algo serio, pero que en el fondo está orgullosa.

N - Negro: El color del que vemos el futuro cuando llega fin de mes y miramos la cuenta bancaria.

Ñ - Ñoñería: Escena pastelosa que metenos en las historias porque el deseo de salseo es muy fuerte.

O - Organización: Porque seas de mapa o de brújula, la necesitas para no perderte en tu propia historia.


P - Publicar: Ese sueño de los novatos (y no tan novatos).

Q - Quejarse: Actividad que realizamos cuando no estamos escribiendo o procrastinando.

R - Revisión: La hermana mala de la corrección. Aún no sabemos cuál es más pesada y molesta.

S - Sobriedad: Cosa que perdemos cuando nos emborrachamos o cuando estamos ebrios de nuestra propia historia.

T - Trabajo: En lo que deseamos que se convierta la escritura.

U - Única: Cómo queremos que sea nuestra historia. Extensible a personajes y mundos de fantasía o Ci-Fi.

V - Verborrea: Lo que tenemos cuando nos dan un micrófono y nos dejan hablar de nuestra obra.

W - WTF: Lo que exclama nuestro editor cuando le entregamos el manuscrito con escenas IMPRESCINDIBLES añadidas en el último momento.

X - Xentes: Vocablo en desuso por el cual nos referimos a los lectores cuando estamos en plan bienqueda.

Y - Yugo: Lo que la Escritura nos ha impuesto al hacernos suyos.

Z - Zombie: Escritor antes de su primer café o después de su primera revisión.


¡Nos leemos! ^^

2 comentarios:

  1. Pues me apetecía jugar al abecedario y este ha sido el resultado: El abecedario del editor.


    A – Aliento: Para alentar al escritor alicaído.
    B – Benevolencia: Has de tener simpatía hacia aquellos que ponen su “bebé” en tus manos.
    C – Cafeína: O cualquier símil que mantenga tus sentidos alerta.
    D – Diccionario: Sobretodo el de sinónimos.
    E – Escritor/a: Satanás encarnado… ¬¬
    F – Fajo: De billetes, acumulado para poder sobrevivir mientras te dedicas a tu maravillosa tarea.
    G – Ganas: De leer, de escribir, de corregir, de organizar eventos, de relacionarte. Sin ganas la cosa se complica.
    H – Humor: Tanto del bueno como del malo.
    I – Iniciativa: Los lectores no van a llegar a tus autores si no haces nada para que vengan.
    J – Jamón: Para todos los libreros, se lo merecen.
    K – Kamikaze: Ese es el espíritu principal a la hora de iniciar un proyecto editorial
    L – Lealtad: A tus autores y a su obra, a tus lectores y a tu manera de entender la literatura.
    M – Mimo: Hay que ser cuidadoso con todo lo que haces. Un pequeño error puede estropear el trabajo de muchos.
    N – No: Aunque cueste, hay que aprender a rechazar.
    Ñ – Ñapa: Como emplear esta misma palabra en esta lista (la ñ no debería entrar en el juego… XD).
    O – Ordenador: El epicentro de toda nuestra actividad.
    P – Paciencia: La probabilidad de que las cosas salgan como tú quieres es muy baja.
    Q – Queso: Para acompañar al jamón de los libreros.
    R – Radar: Necesario para detectar el talento ajeno.
    S – Sollozo: Llorarle a tus allegados por lo injusto que es el mundo suele ser un habitual.
    T – Tijeras: Para recortar sin piedad todo aquello que sobra en los textos.
    U – Ubicuidad: A veces has de estar en muchos sitios a la vez.
    V – Voluntad: Para enfrentarte a todo lo dicho en las letras anteriores del abecedario.
    W – Whisky: ¿Necesita explicación?
    X – Xenomorfo: No se… siempre viene bien contar con uno…
    Y – Youtube: Indispensable para encontrar recopilatorios de música temática.
    Z – Zurrón: Para guardar tus cosas cuando lo pierdas todo por mantener viva la editorial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Aplausos)

      Y digo yo, ¿no sería mejor un hatillo en lugar de un zurrón? XD

      Eliminar